Ver TODOS los números de CGTe-comunica

PINCHA AQUÍ para descargar una versión resumida para imprimir

NÚMERO 15: ABRIL 2015

CGTe-comunica

SINDICATO DE ENSEÑANZA DE MADRID

   
Imagen de la PRIMERA NOTICIA

HUELGA EL 14 DE ABRIL, 5 Y 12 DE MAYO
RECUERDA, LOS DÍAS DE LAS PRUEBAS CDI

CONTRA LA LOMCE
CONTRA LAS PRUEBAS EXTERNAS Y REVÁLIDAS

Imagen de la SEGUNDA NOTICIA

MOTIVOS PARA DENUNCIAR LAS FALSAS PRUEBAS

Ocho puntos que ponen de manifiesto que estas pruebas de conocimientos y destrezas indispensables no son tales, sino otra forma de justificar la discriminación del alumnado con más dificultades, no sólo académicas sino (más importante) sociales.

Si vamos a evaluar, evaluemos la gestión de la Consejería y su manía de darle nuestro dinero a empresas privadas para que le hagan el trabajo sucio de la discriminación social desde la infancia.

...sigue leyendo

Imagen de la PRIMERA NOTICIA
© Sarah Klockars-Clauser for openphoto.net

PRÁCTICA PSICOMOTRIZ EDUCATIVA Y PREVENTIVA
DE BERNARD AUCOUTURIER EN
EL CP PALOMERAS BAJAS

por Encarna Fernández

Bernard nos dice a padres, maestros, educadores y adultos en general: “Los niños son un tesoro; no los apaguéis. Observadles jugar, escuchadles, dejadles actuar y dejadles trasformar a través de sus juegos. Dejarles expresarse libremente, dejarles jugar, es dejarles vivir, es dejarles amar la vida”.

...sigue leyendo

Imagen de la CUARTA NOTICIA

EL FRACASO ESCOLAR NO EXISTE

por Pablo Martín

Un futbolista, un político corrupto o un banquero ladrón (valgan las redundancias) ganan en un año lo que un prestigioso investigador no ganaría en varias vidas. En un entorno así, que no valora el conocimiento, la cultura ni la reflexión, los alumnos que no ven ninguna utilidad a la cultura ni muestran interés por ningún tema académico no están fracasando, están siguiendo fielmente las pautas vitales que se les indican.

...sigue leyendo

Imagen de la QUINTA NOTICIA

LECTURAS RECOMENDADAS

MAL DE ESCUELA

Daniel Pennac

Ed. Mondadori

recomendado por Alfredo Marcos

No hay imagen de portada disponible

Envía tu recomendación con una breve reseña a
comunicacion@cgtmadrid-ensegnanza.org

lee la reseña

Imagen de la SEXTA NOTICIA

OTRAS NOTICIAS



MOTIVOS PARA DENUNCIAR LAS FALSAS PRUEBAS

  1. La prueba evalúa la adquisición de unos contenidos concretos, no la adquisición de competencias.
  2. Al centrarse sólo en las áreas de matemáticas y lengua se está dando el mensaje contundente a los centros de la prevalencia de unos contenidos sobre otros, de unas áreas sobre otras.
  3. Esta Prueba discrimina al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo y a los alumnos de compensación educativa para los que no se realiza ningún tipo de adaptación de la misma.
  4. La prueba no contempla avances de los alumnos, sólo toma en cuenta lo que estos hacen en el momento de realizar la prueba. No toma en cuenta puntos de partida, por lo tanto, no se sabe lo que estos realmente han avanzado gracias a la enseñanza recibida.
  5. La prueba no tiene en cuenta ningún factor contextual socio-cultural ni económico.
  6. La evaluación externa así concebida, traslada la responsabilidad de este tipo de resultados a los centros y a los docentes.
  7. Pervierte el sentido último de la educación publicando un ranking de los centros educativos en función de los resultados en estas pruebas, haciendo de la educación una competición absurda y amañada. Esto se venía haciendo en contra de la ley educativa (LOE) hasta que la LOMCE le ha dado validez.
  8. La Consejería de Educación indica que una de las funciones de la CDI es “Organizar en los centros medidas de refuerzo dirigidas a garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos y las destrezas indispensables". En los 10 años que se lleva realizando la prueba CDI los centros escolares no han recibido por parte de la Administración ningún tipo de ayuda, asesoramiento pedagógico ni nada parecido.

¿QUIEREN PRUEBAS DE EVALUACIÓN? Evaluemos.

Durante los últimos 10 años, la Consejería ha cerrado Escuelas Infantiles Públicas, ha regalado centros de primaria y suelo público a colegios privados, ha cerrado unidades de Bachillerato nocturno, ha cerrado Centros de Secundaria a Distancia y ha suprimido 4000 plazas de profesorado en todas las etapas educativas. Mientras argumentaban que esto era debido a los recortes y que no había dinero, se ha estado regalando suelo público a colegios privados. Se han empeorado las condiciones para la apertura de aulas y de centros públicos: "cheque guardería", mayores costes para las familias en la pública, creación de centros concertados, aumento masivo de ratio (más ratio menos aulas que se abren). Se han rebajado las titulaciones para trabajar en algunas etapas y se está favoreciendo un intrusismo profesional en la docencia mientras se despide y se machaca a nuestros compañeros interinos. Y además nos vende como “bilingüismo”lo que son refuerzos de inglés y suprime plazas de docentes para imponer el modelo, ha bajado el sueldo a los docentes, ha desmantelado los Centros de Formación del Profesorado y selecciona los cursos para la obtención de puntos en función a oscuros intereses, no soluciona el eterno problema de la escolarización selectiva, prima con dinero público a los centros privados (concertados o no), no atiende a la Comunidad Escolar pública…

Si evaluamos estos resultados, la conclusión es deprimente. Pero lo malo es que a la Consejería le sirve para seguir aplicándolo y a la sociedad madrileña, cada recorte, cada cierre, cada reforma liberal, le cuesta un poco más mantener derechos básicos. Los derechos de todas y de todos. Pero, además de reducir los derechos básicos, cada vez pagamos má por ellos, porque pagamos entre tod@s la educación segregadora y elitista de las clases más pudientes.

Los problemas no se solucionan solos, ya no podemos ni debemos permitir que siga la Consejería pensando que con la Comunidad Educativa Pública se puede jugar a la bolsa, a su monopoly particular.

En los CLAUSTROS, en ASAMBLEAS, en la CALLE, HABLEMOS y hagamos que se nos ESCUCHE.
No somos islas, no somos un@, somos sociedad.

volver arriba


PRÁCTICA PSICOMOTRIZ EDUCATIVA Y PREVENTIVA DE BERNARD AUCOUTURIER EN
EL CP PALOMERAS BAJAS

Psicomotricista francés que promulga un proyecto de actuación que refiere una metodología específica; precisa de una formación y material concreto para ponerlo en práctica. Va dirigida a edades entre 0 y 7/8 años, con grupos de hasta 12 niñ@s en sesiones de una hora.

En 2013 se puso en marcha la práctica psicomotriz educativa en el colegio con alumnos y alumnas de educación infantil en horario escolar.

La Práctica Psicomotriz educativa es una intervención centrada en la globalidad del niño, en los primeros años de vida su aspecto corporal, mental y afectivo están fuertemente conectados.

Acondicionando la sala de psicomotricidad con el material específico:(módulos de goma espuma, telas, construcciones, pizarra, muñecos de peluche…) permitimos a los niñ@s experimentar todo tipo de acciones corporales y sociales: trepar, saltar, balancearse, destruir y reconstruir, correr, jugar con los equilibrios… y expresar sus vivencias más profundas, así como, representar las principales emociones (miedo, rabia, alegría...) mientras viven el placer de moverse. Sus necesidades o posibles malestares van a ser recogidos, respetados y reconducidos por la psicomotricista, para hacerles evolucionar hacia un desarrollo equilibrado.

El objetivo es ayudar al niñ@ a descubrir que es un ser único y original, fomentar el proceso que le lleva de la dependencia a la autonomía y de la impulsividad a la reflexión. Descubrir el placer de crecer, de afirmarse como persona en el respeto del límite del otro.

La Psicomotricidad Educativa puede detectar alteraciones que dificultan el desarrollo armonioso de su personalidad, así su carácter preventivo.

Práctica Psicomotriz Terapéutica de Bernard Aucouturier.

Dirigido a las edades de 0-10 años. Atención individualizada o como máximo 3 niñ@s. En sesiones de 45 minutos. Requiere una valoración previa de dos o tres sesiones por el terapeuta. Se inicia en marzo del mismo año por una persona externa al centro y en horario extraescolar.

La expresividad motriz y el juego constituyen la vía de comunicación predilecta de los niños: correr, saltar, balancearse… son actividades que el terapeuta y el niño comparten, llegando a establecer una dinámica de placer y de complicidad, se instaura así un clima de seguridad y confianza en la que el terapeuta, con una actitud de escucha y de empatía, permite al niño expresarse plenamente a través de la vía motriz y simbólica, para abordar eventuales desajustes y dificultades a nivel motor que entendemos como síntomas de los miedos y las angustias más profundas que residen en el mundo psíquico del niño. Un niño invadido por los miedos no puede pensar, de hecho a menudo esta es la causa de dificultades en el aprendizaje.

La tarea del Terapeuta consiste en hacer evidentes estas angustias de manera que el niñ@ se conciencie de ellas y pueda superarlas, la superación de las angustias profundas tendrá como consecuencia una mejor adaptación tanto al medio escolar como familiar. Para eso es necesario ayudar a que cada niño descubra y utilice los recursos que tiene y que todavía no ha explorado, con el fin de que se afirme como persona y se conciencie de las características que le son propias.

Los niños que se pueden beneficiar de la Ayuda psicomotriz son aquellos que tienen dificultades para estar en el aula, que no han alcanzado todavía la madurez para afrontar de manera adecuada las tareas cotidianas. Hay niños con problemas neurológicos a los que se podría ayudar con la estimulación de su equilibrio y de su tonicidad, los niños diagnosticados de trastorno de atención o de hiperactividad, los niños que refieren tener muchos miedos, niños adoptados…

Por lo general se considera que se puede ayudar a todos los niños que están invadidos por sus emociones y no pueden pensar, por lo que ayudando a que los miedos y la rabia se puedan expresar de forma adecuada a través del juego, es posible que en su vida cotidiana encuentre el lugar y la forma para expresarse y que los demás lo puedan entender y acoger.

Bernard nos dice a padres, maestros, educadores y adultos en general: “Los niños son un tesoro; no los apaguéis. Observadles jugar, escuchadles, dejadles actuar y dejadles trasformar a través de sus juegos. Dejarles expresarse libremente, dejarles jugar, es dejarles vivir, es dejarles amar la vida”.

volver arriba


EL FRACASO ESCOLAR NO EXISTE

Cada cierto tiempo leemos datos sobre fracaso y abandono escolar en análisis que se centran únicamente en lo que pasa en la escuela, como si ésta fuera un mundo aislado de la sociedad en la que está inmersa. Hablar sólo de fracaso escolar sin prestar atención a otros factores es una trampa que lleva a ocultar la parte principal del problema. Eso es lo que han hecho todos los responsables de educación hasta ahora, que plantean como prioridad la disminución del fracaso escolar y toman medidas, que siempre son urgentes y definitivas, antes de haber hecho un análisis serio de las causas. Así, se está enmascarando una situación de fracaso social haciendo hincapié en una de sus consecuencias y no en las causas. Cuando se pretende combatir el fracaso escolar sin atacar el fracaso social, viene a ser como pretender arreglar una tubería rota tapando los charcos que se forman con el agua que se escapa.

Normalmente, se hace un esfuerzo para conseguir un fin que hace que dicho esfuerzo merezca la pena. El fin que persigue la educación no se percibe como algo importante en esta sociedad, de forma que muchas familias no pueden ver tampoco su importancia, y así se lo transmiten a sus hijos. Sólo cuando la familia comprende la importancia de la educación (por experiencia propia o por un entorno que la pone entre los temas más importantes), sus hijos e hijas realizan el esfuerzo que conlleva la adquisición de la cultura.

Los que damos clase en grupos con gran proporción de fracaso escolar (por el tipo de centro, por el tipo de agrupamientos que se hacen en un mismo centro o por dar clase en grupos de compensatoria, FP básica …) vemos que la gran mayoría del alumnado está viviendo situaciones muy difíciles fuera de la escuela (desahucios, maltrato, paro, precariedad laboral y social …). También vemos, en muchos casos, familias que no pueden, no saben o no quieren ocuparse de la educación de sus hijos. De esta forma, el establecimiento de un sistema de valores y de objetivos vitales queda en manos de la televisión y de su entorno social más cercano. ¿Y qué es lo que reciben a diario de estas fuentes?

El ministro de educación afirma que la escuela debe proporcionar trabajadores cualificados (y “competitivos”, es decir baratos, añade la CEOE), no ciudadanos críticos. Ningún héroe social es una persona vinculada a la vida cultural. El único valor real en nuestra sociedad es el dinero. Un futbolista, un político corrupto o un banquero ladrón (valgan las redundancias) ganan en un año lo que un prestigioso investigador no ganaría en varias vidas. Se grava la cultura con un 21% de IVA mientras las joyas sólo tributan un 4%. Las discusiones en lugares públicos (el Congreso de los diputados, la televisión …) son un enfrentamiento de monólogos a cual más delirante y sin ningún hilo lógico. En un entorno así, que no valora el conocimiento, la cultura ni la reflexión, los alumnos que no ven ninguna utilidad a la cultura ni muestran interés por ningún tema académico son dignos productos de esta sociedad. ¿De qué nos sorprendemos? Estos jóvenes no están fracasando, están siguiendo fielmente las pautas vitales que se les indican.

Fracasan los profesores y profesoras que intentan que sus alumnos comprendan que no todo lo que se vende como necesario lo es realmente, que no todo es inmediato, que no todo hay que comprarlo, que las ideas no son inmutables, sino que hay que plantearse preguntas, construir, esforzarse, equivocarse, buscar un camino propio… Fracasan los que pretenden hacer que se muevan, que piensen, que se replanteen las verdades fundamentales, que adquieran una cultura que será su única arma real contra el sistema que los ha modelado para usarlos y tirarlos. ¿Y por qué fracasan en este empeño? Normalmente porque están solos y su discurso es tan distinto de todo lo que escuchan fuera de la escuela que no pueden evitar verlos como una rareza más o menos simpática.

Pero el problema es todavía más grave. Cuando se habla de fracaso escolar se pretende desviar la atención hacia cuestiones que, realmente, son muy secundarias. Porque lo importante no son los datos o los procedimientos que el alumno conoce, sino el interés que muestra hacia el conocimiento en cualquiera de sus facetas y las estrategias para mejorar. Por ejemplo, no es importante que una persona no sepa matemáticas pero sí lo es el hecho de que no sienta la necesidad ni las ganas de conocer la herramienta de razonamiento más precisa que ha ideado el ser humano. En la mayoría de los casos este interés no existe, como no existen unas competencias sociales y emocionales básicas porque, como hemos dicho, estos jóvenes son el reflejo perfecto de nuestra sociedad, que desprecia esas competencias.

¿Y cuál es el plan para reducir el fracaso en las aulas? Que el alumnado que no ve ninguna utilidad al esfuerzo académico porque no tiene ninguna expectativa, tenga que competir en unas pruebas estandarizadas con otros alumnos que sí están motivados para este tipo de trabajo porque vienen reforzados desde casa, por las expectativas de sus familias y por las suyas propias. ¿En qué va a favorecer esto a los alumnos que venían fracasando en los estudios? En nada, pero va a justificar que se los derive hacia una preparación básica para trabajar sin profundizar en su formación humana y cultural. Parece que se considera vital que algún empresario pueda sacar provecho de estos jóvenes que no van a tener la cultura mínima necesaria para comprender el mundo en que viven. Por eso las supuestas soluciones al fracaso escolar son siempre tan absurdas, porque no van encaminadas a corregir las situaciones que lo producen sino a señalar con “datos objetivos” a estas personas. Y, peor aún, a culpabilizar a alumnos/as y profesores/as de una situación que viene creada desde muy lejos.

En una sociedad tan jerarquizada como la nuestra, el fracaso escolar es necesario para seguir abasteciendo de trabajadores con escasa cultura a los estratos inferiores, mientras los superiores siguen siendo ocupados por las clases acomodadas con la justificación de que tienen mejor preparación. Se obvia el condicionamiento que sufren unos para estudiar y otros para no hacerlo. Así, el fracaso escolar es el triunfo de este sistema capitalista que pretende justificar que “cada uno consigue lo que se merece por su esfuerzo” obviando que, en muchos casos, la supuesta “mejor preparación” se ha conseguido saltándose, a golpe de talonario, los filtros que otros sí tienen que pasar (por ejemplo, las universidades privadas que no requieren sacar una nota en la PAU). Este sistema, que hace de la competitividad su pilar básico ensalzando la “meritocracia”, pone a competir a las personas en un juego amañado desde el principio. Las reglas de este juego han demostrado ya que sólo conducen a la deshumanización y a la barbarie, pero si, además, la regla básica se fundamenta en una trampa, el sistema está podrido desde sus cimientos.

volver arriba


MAL DE ESCUELA (Daniel Pennac)

Daniel Pennac, allá por 1954, era un estudiante con un currículum no muy brillante: "podría esforzarse más, demasiadas ausencias, habla mucho pero ni una palabra de inglés, dibuja perfecto salvo en clase, le falta base"...son algunas de las lindezas que le soltaban sus maestros en el boletín de notas. Quince años más tarde es profesor de lengua y literatura francesa en un instituto de París y nos trae este libro que habla, no de la escuela, sino del "zoquete", del alumno torpe que no da ni una y que está aquejado de una profunda incomprensión de todo lo que oye en la escuela. Como dice Pennac "...los zoquetes se descubren muy pronto en el aula: pueden reconocerse por la atención crispada o la mirada exageradamente benévola que les lanza el profesor cuando toman la palabra, por la sonrisa anticipada de sus compañeros y por un no sé qué desplazado en su voz, un tono de excusa o una vehemencia algo vacilante. Y cuando callan, por su silencio inquieto u hostil, tan distinto del silencio atento del alumno que capta."

Pero, ¿si antaño zoquete, como ha llegado a profesor de instituto? Pues gracias a su profesor de francés, el de filosofía y matemáticas que supieron rescatarle de su situación, de su falta de amor a sí mismo y convencerle de que nadie es idiota, ni zoquete, sino que cada cual tiene su ritmo de aprendizaje.

¿De qué hablamos cuando mentamos el fracaso escolar? De alumnos que no consiguen alcanzar los objetivos y contenidos que vienen desarrollados en los currículos oficiales. ¿Y estos alumnos cómo vienen al aula? Vienen de la mano de una familia relativamente acomodada y con estudios en algunos casos, y en otros muchos nos vienen con problemas familiares, faltos de motivación, faltos de autoestima, y faltos de cariño y amor. Desde siempre cuando hablamos de un alumno normal siempre pensamos en el alumno que menos resistencia opone a la enseñanza, el que nunca dudaría de nuestro saber y no pondría a prueba nuestra competencia, dotado de una comprensión inmediata, un alumno convencido de que la vida intelectual es una fuente de placeres, en resumen un alumno que habría comprendido que el saber es la única solución. Ahora bien, cierta prudencia como maestros nos llevaría a representar al zoquete como normal: el que justifica plenamente la función del profesor puesto que debemos enseñárselo todo, comenzando por la misma necesidad de aprender.

En resumen es un libro ameno y de fácil lectura que reivindica una escuela diferente, con diferentes metodologías, y donde nos plantea que como maestros, nos tenemos que repensar constantemente nuestra función en el aula.

Para acabar, un extracto del libro que seguro hemos escuchado mil veces en nuestra vida: "– Pero, ¿en el parvulario no les han enseñado a comportarse? – pregunta el maestro de escuela ante unos chiquillos inquietos como bolas del flipper. – Pero ¿qué han hecho en primaria? – maldice el profesor de secundaria al recibir a sus alumnos, a quienes considera iletrados. – ¿Alguien puede decirme qué han aprendido hasta ahora? – exclama el profesor de instituto ante la propensión de sus alumnos a expresarse sin vocabulario. – ¿Realmente han ido al instituto? – se pregunta el profe de facultad al corregir sus primeros exámenes. – ¡Explíquenme qué coño hacen en la universidad! – berrea el industrial ante sus jóvenes empleados. – La universidad forma exactamente lo que su sistema desea – responde un empleado, no tan tonto – : ¡esclavos incultos y clientes ciegos! Las grandes escuelas formatean a sus capataces, perdón, sus "ejecutivos", y sus accionistas hacen girar la manivela de los dividendos."

volver arriba

COMPARTE