Ver TODOS los números de CGTe-comunica

PINCHA AQUÍ para descargar una versión resumida para imprimir

NÚMERO 8: SEPTIEMBRE 2014

CGTe-comunica

SINDICATO DE ENSEÑANZA DE MADRID

   
Imagen de la PRIMERA NOTICIA

EL PROFESOR LIBERTARIO

Félix García Moriyón (profesor de filosofía, militante en el Sindicato de Enseñanza de CGT de Madrid y autor de varios libros sobre pedagogía y anarquismo) reflexiona en esta ponencia sobre la educación, su utilidad y sus trampas. También expone el enfoque libertario de la educación; qué significa y formas de abordarlo.

...sigue leyendo

Imagen de la SEGUNDA NOTICIA

ELECCIONES SINDICALES DICIEMBRE 2014

El 4 de diciembre hay elecciones sindicales en la enseñanza pública no universitaria. En CGT tenemos nuestro programa aprobado en asamblea de afiliad@s, pero queremos dejar opción a las propuestas que, en línea con el sentir del Sindicato, se puedan aportar e incluir. También queremos contar con los/as que hasta ahora han sido compañeros/as de lucha para formar parte de la candidatura de CGT.

Te invitamos a unirte a la asamblea abierta para este fin el miércoles 8 de octubre a las 18:00 en el local de la calle Alenza, 13.

Imagen de la PRIMERA NOTICIA

AULA LIBRE 61

Aula Libre es la revista de CGT Enseñanza Madrid. Ya ha salido el nuevo número y se ha enviado a tu centro: Artículos de la LOMCE destripados, Educación financiera en la escuela, La escuela privada pagada entre tod@s, De la violencia y la represión, Primeras jornadas de Pedagogía Libertaria...

Si no lo has recibido o quieres otra copia, pídenoslo en el correo comunicacion@cgtmadrid-ensegnanza.org dándonos tu dirección postal y te lo mandamos. También puedes acceder a la versión en .pdf aquí.

Imagen de la QUINTA NOTICIA

CGT APOYA LA LUCHA DEL
CEIP ARCIPRESTE DE HITA

Las familias y profesores/as del Arcipreste de Hita llevan todo el verano luchando para recuperar el aula que les ha quitado la Consejería de Educación a pesar de tener matrícula más que suficiente para conservarla. La "solución" que ofrece la Consejería es que las familias que se quedan fuera lleven a sus hijos/as a un colegio concertado.

No a la privatización de la enseñanza.

Por la dignificación de la etapa de infantil 0-6

...sigue leyendo

Imagen de la SEXTA NOTICIA

II JORNADAS DE PEDAGOGÍA LIBERTARIA

Durante los días 17 y 18 de octubre, en los locales de CGT en la calle Alenza 13, tendrán lugar las II Jornadas de Pedagogía Libertaria con el tema La construcción de un proyecto libertario en la escuela. Buscamos alternativas pedagógicas más participativas en el panorama educativo actual y revisamos los proyectos que ya se están llevando a cabo en varios centros.

Si quieres asistir inscríbete gratis rellenando esta ficha y enviándola a pedagogialibertaria@cgtmadrid-ensegnanza.org

Descarga el cartel

Ver el programa

Imagen de la OCTAVA NOTICIA

12 MESES, 12 LUCHAS POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA

En el proyecto "12 meses, 12 luchas por la Educación Pública", las MAREAS POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA proponen dedicar el mes de septiembre a luchar por la Educación Infantil. Esta etapa está siendo dinamitada
  • con un incremento demencial de las tasas en la Escuela Pública mientras se financia a la privada para que salga más barata a las familias
  • con un aumento de la ratio que hace imposible la atención a l@s niñ@s
  • con la disminución de plantillas que fomenta el caos organizativo
  • en definitiva, con el desprecio de las autoridades educativas por una etapa que es fundamental en la vida y el desarrollo de las personas.

...sigue leyendo



EL PROFESOR LIBERTARIO

Félix García Moriyón es profesor de filosofía, militante en el Sindicato de Enseñanza de la CGT de Madrid y autor de varios libros sobre pedagogía y anarquismo (Sobre la bondad humana, Del socialismo utópico al anarquismo, El troquel de las conciencias, etc.). En 1996, en Valladolid, con motivo del Primer Congreso de la Federación de Enseñanza de CGT, dictó esta ponencia que reproducimos ahora.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces y algunas circunstancias que se describen en el texto han cambiado o están cambiando, pero lo esencial sigue siendo plenamente vigente y las personas que nos dedicamos a la docencia, así como nuestro alumnado, saldríamos muy beneficiadas si tomáramos conciencia de las nociones que aquí se presentan.

El texto es largo y se publicará troceado en las próximas entregas de este CGT-comunica.


0. ALGUNOS PROBLEMAS INICIALES

No resulta sencillo presentar un modelo de una persona que intenta educar desde una opción libertaria. No es que falten referencias en un pasado lejano y próximo, pero sí que existen algunas condiciones especiales en la actualidad que dificultan llevar adelante una práctica libertaria. Dos son las que me parecen más importantes.

Por una parte podemos mantener que la ideología libertaria sigue viva y presente en nuestra sociedad, pero no de una manera coherente y compacta, sino dispersa en multitud de manifestaciones que no guardan mucha relación entre sí, excepto ese aire de familia libertaria que las identifica. En esa dispersión resulta especialmente complicado precisar con mayor detalle lo que sería esa persona libertaria dedicada a la educación, sobre todo porque alguno de los modelos más claros no proceden de personas estrictamente libertarias, sino más bien de marxistas "democráticos", aunque ese término tenga algunas contradicciones intrínsecas que no puedo analizar aquí.

Por otra parte, a diferencia de lo ocurrido hace casi un siglo, en estos momentos la educación ha sido absorbida casi íntegramente por el Estado. Las instituciones privadas que se dedican a la enseñanza suelen ser menos progresistas y estar más al servicio de la clase dominante que la propia educación estatal, aunque sea necesario hacer importantes matizaciones a ambas afirmaciones. Falta una amplia red de escuelas o ateneos libertarios en los que la pedagogía libertaria fuera algo más que una reflexión teórica. No es de extrañar que muchos de los que nos consideramos profesores libertarios nos veamos obligados a hacer compatible esa definición con la condición de funcionarios del Estado. Es cierto que el Estado actual no es ya la máquina de opresión que era en los inicios del pensamiento y la práctica anarquista, pero no deja de ser un estado y no conviene olvidar que en el seno de la escuela pública nunca va a ser sencillo —quizás nunca sea posible— profundizar en prácticas pedagógicas libertarias. El sistema está en última instancia, al servicio de quien está.

Lo que acabo de mencionar debe ser completado con una aproximación dialéctica al mundo de la escuela formal. Debemos huir de cualquier interpretación reduccionista acerca de la función que la escuela formal desempeña en la sociedad. De hecho, ésta se ve siempre sometida a dos imperativos contradictorios, como ha señalado algún autor. Sin lugar a dudas, como ya he mencionado, la escuela funciona como un mecanismo de selección para acceder a los diferentes puestos de una sociedad basada en la jerarquización y, al mismo tiempo, como un mecanismo de potente socialización. A la vista de los datos de que disponemos, es posible mantener que esa función de selección consiste sustancialmente en dar legitimidad a una selección que ya se ha realizado previamente, por más que el sistema insista una vez tras otra en la igualdad de oportunidades. Igualmente, sin negar otras importantes contribuciones, la escuela formal contribuye poderosamente a inculcar en los niños y adolescentes los valores establecidos y, entre ellos, el valor de la sumisión al orden existente y a las jerarquías que lo defienden. Dicho con más sencillez: la mayoría de los niños aprenden en la escuela a pasar por el aro.

Pero decir solamente eso es contar solamente la mitad de la película. La escuela es igualmente uno de los ámbitos en los que se dan con mayor fuerza los esfuerzos de los seres humanos por alcanzar una educación universal que les permita enfrentarse en mejores condiciones a los múltiples y sinuosos mecanismos de opresión. En ese sentido, sus contribuciones han sido muy importantes como lo muestra el incremento sustancial de la capacidad de la población por entender y criticar el mundo que les rodea. Al mismo tiempo, en las escuelas, cumplidas determinadas condiciones, se pueden dar y de hecho se dan condiciones de convivencia que son radicalmente solidarias y democráticas, mucho más que en cualquier otra institución. Por último, pero no menos importante, la escuela formal es un ámbito adecuado y eficaz para luchar contra la ignorancia que es el alimento de la esclavitud. Teniendo en cuenta lo anterior, no hay lugar ni para un optimismo ingenuo ni para un pesimismo desesperanzado; como decía Umberto Eco en el título de uno de sus libros, no tenemos que ser ni apocalípticos ni integrados, sino mantenernos siempre en esa zona intermedia en la que es posible hacer más cosas de las que el poder dominante cree, aunque menos de las que nuestras ilusiones transformadoras nos hacen creer. Porque es posible mantener la ilusión sin ser un iluso, me aventuro a señalar algunas características que me parecen decisivas y en las que es posible encontrar una propuesta alternativa con un claro sello libertario. Aunque mayoritariamente estoy pensando en las personas que nos dedicamos a la educación formal, y más en concreto en la estatal, todo lo que a continuación voy a exponer son unos principios generales que, con las adecuadas matizaciones, puede y debe ser llevado a la práctica en todo tipo de ámbito educativo: educación formal, no formal e informal, y educación en ámbitos específicos como pueden ser educadores sociales, educación especial...


1. PROFESIONALES COLABORATIVOS

Es antigua la adecuación entre saber y poder; aquellos que más saben en un campo concreto disponen inmediatamente de un poder sobre las demás personas que se ven obligadas a depositar su confianza en esos expertos. Los ejemplos son muy numerosos y van desde los médicos que nos atienden en caso de enfermedad hasta el mecánico que nos arregla el coche, pasando, obviamente, por los profesores que se hacen cargo de la educación de nuestros hijos o de nosotros mismos. El progresivo incremento de los conocimientos y de la complejidad de la sociedad en la que vivimos no ha hecho más que acentuar esa relación entre poder y saber, con los inconvenientes añadidos del exceso de especialización. Por centrarme en el ámbito de la enseñanza, al que debo dedicar mi atención, no hace ni 30 años una persona podía acceder a la posición de maestro habiendo terminado el bachillerato elemental y habiendo seguido una formación de un par de años. Todo el mundo sabe que esto ya no es así, pero además todo el mundo sabe que se ha producido una especialización que afecta a todos los niveles educativos, incluidos los de la educación infantil y primaria. La tendencia está lejos de haber terminado; la sensatez hace prever que, una vez superadas las inercias y otros bloqueos menos presentables, avanzaremos hacia un cuerpo único y se exigirá al profesorado cada vez mayor formación hasta llegar a la titulación universitaria y, por descontado, la formación y renovación permanentes.

Toda persona que posee un poder específico tiene una marcada tendencia a conservarlo y utilizarlo, con excesiva frecuencia, en su propio beneficio. Una clara manifestación de esto es la utilización de un lenguaje esotérico, sólo comprensible por los propios detentadores de ese saber. Con frecuencia los médicos ocultan su ignorancia recurriendo a pomposos nombres griegos con los que impresionan a sus sufridos pacientes, o los abogados hacen uso de una jerga indescifrable que nos obligará a acudir corriendo a pedir su ayuda si no queremos ser arrasados por el abogado de la parte contraria. Al mismo tiempo recurren al sencillo expediente de no proporcionarnos toda la información de la que disponen para que de esa manera tengamos que ponernos en sus manos en futuras ocasiones, o para poder ocultar los verdaderos motivos, que no razones, que les llevan a tomar una determinada decisión; sus decisiones, basadas en tan sólidos y exclusivos saberes, no podrán ser discutidas por los profanos en la materia. A mayor abundancia, procuran hacerse imprescindibles y, además, hacen valer su saber muy por encima de sus méritos reales. Para evitar cualquier tipo de problemas, desarrollan un marcado sentido corporativo y hacen causa común cada vez que alguna sufrida víctima de sus más que discutibles decisiones intenta demostrar la responsabilidad del experto.

Ya he dicho que se trata de una tendencia, aunque dada la frecuencia con la que se produce, más bien podemos pensar que es una característica indisoluble de los profesionales en esta sociedad. Los rasgos que acabo de mencionar pueden aplicarse fácilmente a los profesores en la enseñanza. Poseemos, sin duda, un saber muy superior al de los que acuden a solicitar nuestros servicios, sean estos los propios niños o sus padres o tutores. Aunque la educación no ha desarrollado un vocabulario excesivamente técnico, no dudamos en refugiarnos en una terminología administrativo-burocrática que puede ser bastante frustrante para nuestros clientes habituales, más todavía si se trata de los niños. Procuramos mantener una autonomía absoluta en la toma de las decisiones, recurriendo con frecuencia a pomposas justificaciones como la calidad de la enseñanza o el futuro bienestar del alumnado para encubrir motivaciones bastardas, como no movernos de la silla o librarnos de un alumno que nos resulta incómodo. Y para completar, nos dejamos llevar por el corporativismo más cerrado cuando alguno de nuestros colegas es pillado en un renuncio.

Es cierto, sin embargo, que la educación por su propia definición nos obliga a distanciarnos de algunas de las tendencias más perversas de esos profesionales expertos. Nuestra obligación primaria es que nuestros alumnos alcancen la plena autonomía y lleguen a pensar por sí mismos, aunque no siempre contribuimos claramente a eso. Al mismo tiempo la desigualdad en el saber, como ya ampliaré más adelante, no es tanto un cimiento sobre el que asentamos nuestro control cuanto una condición necesaria de la propia práctica pedagógica; debemos además transmitirles el saber que poseemos, proporcionándoles las claves que les permitan hacer un uso significativo de ese saber. Por último, la labor educativa es algo que se debe llevar adelante en estrecha colaboración con la familia, lo que también provoca el que, como ya he mencionado, sea muy difícil el refugiarnos en un vocabulario críptico que mantiene a distancia a las personas con las que nos relacionamos. No obstante hay que insistir en que tenemos más o menos los mismos defectos que cualquier otro profesional y nos regodeamos en esa especie de poder omnímodo que poseemos cuando nos encerramos en un aula con un grupo de alumnos normalmente indefensos.

De alguna manera, el papel del profesor libertario se define partiendo del negativo de la imagen del experto que acabo de esbozar. Practica justamente los rasgos contrarios y estarás aproximándote a una práctica profesional coherente con unos principios libertarios fundamentales y recuperando para la educación el papel liberador de los seres humanos que nunca debe perder. Ahora bien, es posible también avanzar un poco más en las características que debe cumplir ese profesional colaborativo que estamos proponiendo para lo que hace falta resaltar algunos rasgos positivos.

Uno de estos rasgos es el de estar permanentemente atentos a las necesidades del colectivo con el que trabajamos. El gran error de todos los expertos es que suelen estar enfrascados en sus propios problemas e intereses y nunca son capaces de entender cuáles son realmente las necesidades de las personas a las que se supone que deben ayudar. En nuestro caso, hay una excesiva tendencia a subordinar toda nuestra práctica a unos objetivos educativos y a unos programas diseñados de forma genérica por las autoridades administrativas. Debido a eso es fácil que nos olvidemos de quiénes son los auténticos protagonistas del proceso y a quienes debe servir primariamente la educación: los propios niños con los que estamos trabajando. A ellos hay que escuchar, y sus propios deseos, intereses, problemas, son el punto de partida sobre el que debe ser edificada la labor educativa. Y lo mismo se puede y se debe decir de los deseos, intereses y problemas de las familias con las que esos niños conviven, y de la comunidad a la que pertenecen, aunque familias y comunidad van siempre después de los propios niños. Y obsérvese además que he mencionado que esos deseos e intereses son el punto de partida, lo que no significa que sea lo único que debemos tener en cuenta ni tampoco el punto de llegada. Los niños no son ni mejores ni peores que el ambiente en el que están creciendo, por lo que sus intereses pueden ser muy poco presentables: excesivamente pobres, cargados de prejuicios, sesgados por un individualismo egoísta y mezquino, vulgares y acomodaticios... En todo caso es su propia vida la que está en juego y tienen derecho a que su punto de vista sea tenido seriamente en cuenta.

El segundo rasgo sobre el que quiero llamar la atención es el de la necesidad de que nuestra actividad pedagógica conceda especial prioridad a proporcionar a los alumnos los instrumentos con los que van a poder elaborar por sí mismos un proyecto original e irrepetible de vida significativa, el proyecto de su propia vida. No basta con apelar a la colaboración de los interesados para después regodearnos en su incapacidad para proponer nada realmente serio. De todos es sobradamente conocido el famoso proverbio de que hay que enseñar a pescar, y de eso se trata en este caso. La única manera de que los propios interesados sean protagonistas de su educación y puedan colabora activamente es que no sólo no les ocultemos las claves que les permitan asumir ese protagonismo, sino que debemos positivamente colaborar a que se apropien de esos instrumentos imprescindibles. Todo lo demás será una pequeña o gran estafa que apenas podremos ocultar apelando a que cuando se les deja actuar no saben hacerlo, de donde pasamos inmediatamente a resaltar la necesidad de que se pongan obedientemente en nuestras manos.

Hasta aquí la primera entrega de "El Profesor Libertario" que continuará en el próximo número de CGT-Comunica

volver arriba


CGT APOYA LA LUCHA DEL CEIP ARCIPRESTE DE HITA

El Colegio Arcipreste de Hita, en Fuenlabrada, se ha convertido durante todo el verano en un gran campamento, donde padres y alumnos se han encerrado para mantener la protesta. El motivo es la negativa del Gobierno regional a concederles un segundo grupo para los niños de tres años, que ha provocado la derivación a otros centros de 19 de los 44 que han solicitado plaza. La solución propuesta por la consejera de Educación, Lucía Figar, es desplazar a los niños a colegios públicos más alejados o a centros concertados. Mientras tanto el colegio concertado Alhucema de la zona mantiene una segunda unidad con 15 niños, una clara apuesta de nuestros gobernantes por la escuela concertada.

El 3 de septiembre decenas de padres y alumnos se manifestaban frente a la Consejería de Educación: "Creemos que pretenden cerrar el Arcipreste de Hita porque está rodeado de 4 colegios concertados. Y mientras a nosotros nos recortan aulas, a ellos,con menos demanda, se las mantienen o les añaden otras", acusa Juan Parra, de 56 años. "Mis otros tres hijos mayores han ido a este colegio y estoy muy contento con la educación que han recibido", dice señalando al pequeño Juan, vestido con una camiseta verde que exige con su lema una educación pública para todos.

Baste como dato que en Madrid Capital el 57% del alumnado está matriculado en la escuela privada y concertada (o sea, privada), frente a una escolarización a nivel estatal del 68,3% en la escuela pública.

Mientras tanto la FAPA Giner de los Ríos presenta una denuncia a la Consejería por posible prevaricación. Se acusa a la consejera Lucía Figar de cometer un "agravio comparativo y de vulnerar los derechos de 19 familias que no tienen la libertad de escoger un centro público"

A la lucha de estos padres se han unido los sindicatos CGT y CCOO, que quieren implicar a toda la comunidad educativa de la localidad para que se unan al paro indefinido de una hora de 9,00 a 10,00 convocado en todos los centros educativos de Fuenlabrada a partir del 11 de septiembre.

El objetivo es claro: exigir a la consejera que reabra el aula de infantil que clausuró el curso pasado escudándose en una supuesta falta de demanda que acoja a los alumnos que no han podido ser escolarizados en el centro, un cierre que los vecinos temen responda al interés del Gobierno regional de clausurar el centro y de que las familias inscriban a sus hijos en alguno de los cuatro centros concertados de la zona.

El 18 de septiembre hubo una asamblea en el Arcipreste de Hita, donde se decidió desconvocar el paro indefinido de una hora diaria. En dicha asamblea CGT ha manifestado el apoyo a la asamblea de docentes y de padres y madres del centro.

Desde el Sindicato de Enseñanza de Madrid de CGT el mensaje es claro:

No a la privatización de la enseñanza
No al cierre de unidades en la pública
Por una dignificación de la etapa de infantil 0-6
Por una escuela pública, laica, gratuita y universal

Firma para exigir la apertura de un aula más de infantil 3 años en el CEIP Arcipreste de Hita

volver arriba

II JORNADAS DE PEDAGOGÍA LIBERTARIA

“La construcción de un proyecto libertario en la escuela”

Viernes, 17 de octubre

17:30 a 17:40 Presentación de las II Jornadas
17:40 a 18:15 Ponencia: “Principios y actualidad de la Pedagogía Libertaria”. Raúl Ruano Bellido.
18:15 a 19:00 Debate abierto sobre el tema.
19:00 a 19:15 Descanso
19:15 a 20:30 Taller de Participación (en el aula, en el centro...): Trabajo en grupos y puesta en común.
20:30 a 21:00 Cierre de la jornada.

Sábado 18 de octubre

10:00 a 10:10 Presentación de la Jornada
10:10 a 11:30 Mesa: “Experiencias pedagógicas que estén construyendo un proyecto libertario en la escuela”

CEIP Santa Maria. Lavapiés
CEIP Javier de Miguel. Vallecas
CEIP Palomeras Bajas. Vallecas

11:30 a 11:45 Descanso
11:45 a 13:30 Debate abierto con los participantes de la Mesa de experiencias
13:30 a 14:00 Evaluación y cierre de la jornada

Sábado 8 de noviembre

10:00 a 12:10 Taller de evaluación: Trabajo en grupos y puesta en común.
12:10 a 12:25 Descanso
12:25 a 13:30 Aportaciones de todos los talleres al plenario.
13:30 a 14:00 Cierre de la jornada.

volver arriba


12 MESES, 12 LUCHAS POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA
EDUCACIÓN INFANTIL

DENUNCIA DE LA SITUACIÓN DE LA EDUCACIÓN INFANTIL

Descarga el comunicado en .pdf

LA EDUCACIÓN INFANTIL NO SE RINDE

La situación de la Educación Infantil en estos momentos es verdaderamente denigrante.

Según consta en el artículo 27 de la Constitución Española en su punto 1 “Todas las personas tienen derecho a la educación” y en su punto 2 señala que“La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

Por otra parte, la LOMCE recoge: “La creación de las condiciones que permitan al alumnado su pleno desarrollo personal y profesional, así como su participación efectiva en los procesos sociales, culturales y económicos de transformación, es una responsabilidad ineludible de los poderes públicos.
Nunca como ahora hemos tenido la oportunidad de disponer de una educación personalizada y universal. Como nunca hasta ahora la educación ha tenido la posibilidad de ser un elemento tan determinante de la equidad y del bienestar social. “

La realidad es otra muy diferentes encontrándonos con

Y una situación caótica, surrealista y humillante. La situación de hoy, primer día de curso, en que muchos CEIP hemos empezado sin la plantilla de profesionales cubierta. Han faltando interinos en los centros para determinados cursos e incluso aquellos que se necesitan para cubrir bajas ya avisadas desde junio.

Este derecho a una educación personalizada está lejos de poder llevarse a la práctica, debido a la ratio profesor/alumno. Lo cual impide que la educación pública incida como debería en la equidad social. Mucho menos si nos referimos a la etapa de educación infantil (que comprende a los niños y niñas de 0 a 6 años).


Por todo lo anteriormente expuesto, el Sindicato de Enseñanza de CGT de Madrid denunciamos estas prácticas que vulneran derechos básicos:

+ Del alumnado: Negándoles el carácter propio de una etapa educativa, convirtiendo al ciclo de 0-3 en meros centros asistenciales y al ciclo 3-6 en "preparatoria" para primaria.

Negándoles el poder acudir a un modelo de centro que trabaja la etapa completa 0-6, opción casi extinguida y valorada positivamente por la comunidad educativa, profesores y familias.

Negándoles espacios, tiempos, momentos de atención personalizada, de comunicación entre iguales e imponiendo ratios "imposibles" si queremos una calidad de enseñanza aprendizaje y la creación de un ambiente seguro, cálido, que permita a los niños/as que alcancen su pleno desarrollo.

+ De las familias: (derecho a la libre elección de centro) y de los docentes.

Por ello pedimos la dimisión de Lucía Figar y de todos aquellos responsables que están causando esta situación.

Más información en
http://mareasporlaeducacionpublica.blogspot.com.es/

volver arriba


COMPARTE